Categoría: Blog

¿QUÉ ES PARA TI EL MERCADO OCULTO DE EMPLEO?

¿Por qué motivo las empresas y las personas acuden al mercado oculto para atraer talento?

Las principales razones por las que las empresas acuden al mercado oculto son:

Ahorrar costes: Muchas de esas herramientas o plataformas de acceso público suelen tener un coste, pero la calidad de los resultados no justifica esa inversión.

Potenciar la calidad de las candidaturas y no la cantidad. Cuando se publican las ofertas, suele ser habitual que lleguen un aluvión de perfiles, de los que aproximadamente, un 90% no encajan para nada con lo que se necesita para ocupar ese puesto de trabajo.

Echar mano de su red de personas de confianza. Algunas empresas, cuando tienen que incorporar a una nueva persona a su equipo en cualquier área, les informan esa oferta a sus empleados, indicándoles que, si conocen a alguien que encaja en ese perfil, les hagan llegar la candidatura, de cara a poderles tener en cuenta.

Otras empresas echan mano de su bolsa de empleo, que está constituida por auto candidaturas espontáneas que les han llegado de personas, que se ofrecen para cubrir perfiles concretos, por si, en un futuro cercano o lejano, pueden precisarles en esa empresa.

Hacer una búsqueda directa en redes sociales y profesionales, haciendo seguimiento de las personas con las competencias, conocimientos y experiencias que pueden ser precisas, con independencia de que tengan trabajo o no. Esto conlleva inversión de tiempo, aunque suele ser efectivo.

Leer más

MATEMOS DE UNA VEZ A LA MARCA PERSONAL

Me gustaría apuntar que para conocer en profundidad un tema, se deben leer multitud de fuentes de información; si siempre leemos los mismos medios, el enfoque suele estar sesgado, es decir, están en cierta manera orientadas a una forma de ver ese tema. Esto hará que nuestra forma de ver esa noticia solo se centre en ese punto de vista. Debes leer, aunque luego debes reflexionar y sacar tus propias conclusiones para tener tus ideas sobre un tema. Que nadie nos diga la verdad sobre un tema; debemos descubrir la verdad por nosotros mismos. Dejemos de actuar en plan sociedad rebaño, es hora de despertar.

Algunas personas dicen que la marca personal es marketing barato; otros dicen que la marca personal está pasada de moda; algunos dicen que una persona sin marca personal no llegará a ningún lado; otros comentan que la marca personal es estar en las redes sociales y podríamos seguir. El dilema pasa por qué creer de todo esto.

La marca personal no es lo que tú dices sobre ti mismo sino la opinión que los demás tienen de ti y de lo que haces, dices o aportas. Esta imagen se la conforman por tus acciones o inacciones constantes. La gente quiere ver si de lo que presumes que eres, es realidad o mentira. Para empezar uno puede tener una gran marca personal y no estar ni en las redes sociales ni en internet. La marca personal es ser un referente en un área, materia o especialidad por lo que aportas, creas, experimentas y te arriesgas. Esto supone lanzar o aportar algo nuevo o diferente en esa materia o temática. Si dices o haces lo mismo que los demás, no te vas a diferenciar nunca y será complicado dejar un poso novedoso. Coge a 20 especialistas sobre tu temática y analiza las siguientes preguntas: ¿Qué aportan diferentes unos de otros? ¿en qué han sentado cátedra? ¿Qué metodologías o enfoques nuevos han creado? ¿Por qué son unos referentes? Mucha gente hace lo mismo que los que llegaron antes que ellos.

Además, la huella la tienes que dejar no en toda la sociedad sino en el público al que te diriges, las personas que dan valor a tu temática y esas personas que se sienten identificadas contigo, es decir, las que están dispuestas a comprar o pagar por lo que haces y ofreces. Si tu público objetivo son autónomos y empresarios, no consigues nada con tener miles de seguidores adolescentes en tus redes sociales y/o profesionales; estas personas no van a dar valor a tu contenido y mucho menos te van a comprar.

Leer más

¿POR QUÉ MOTIVO LA PROMOCIÓN INTERNA ES ALGO RESIDUAL?

Cuidado con tener una idea preconcebida de la empresa o proyecto en los que comenzamos a trabajar. Debemos dar tiempo a las cosas para conocer la realidad. En ocasiones, una persona empieza a trabajar en una PYME o startup y como tiene asociado que tiene poco volumen de plantilla, los puestos de responsabilidad ya están ocupados y por tanto tiene cero opciones de progresar. Otros, comienzan a trabajar en una multinacional que tiene muchas delegaciones y áreas; esto les hace pensar que el mejorar o prosperar será asequible. A veces las apariencias engañan y la vida da muchas vueltas.

Mi recomendación es que te dejes llevar y vayas consolidándote en ese organización y rol. Muestra tu potencial siempre que tengas oportunidad. Disfruta con tu trabajo y date un tiempo prudencial antes de sacar conclusiones. La gente quiere conseguir todo en menos de tres meses.

De las empresas con menos plantilla, también se va gente y puedes tener opciones. Lógicamente debes plantearte en qué tipo de empresa encajas mejor. En una PYME siempre te tocará hacer más tareas y asumir varias responsabilidades, aunque no tengan nada que ver con tu rol. Los puestos requieren esa transversalidad, es decir, se hace de todo un poco en función de las necesidades del momento. En las empresas de mayor volumen de empleados, cada persona hace unas tareas muy concretas y de ahí no tienes margen de salirte, ni de asumir otras funciones para experimentar, a no ser que consigas que se te autorice, cosa que no siempre es fácil; a mayor tamaño de la empresa, mayor burocracia corporativa y ralentización en la toma de decisiones.

Leer más