Categoría: Blog

¿TENDRÍAS UNA MARCA PERSONAL CON SEUDÓNIMO?

Hace unos años, hablar de visibilidad en la red, quizás no tuviera mucho sentido. Hoy en día, podemos tenerla y llegar, con nuestro mensaje o producto a un mundo “infinito” al que antes, posiblemente ni pensásemos en él. Al mismo tiempo, la misma globalidad en la que nos movemos, nos expone mucho más. Hay que tener en cuenta que mostrar mucho más tu persona, tu valor profesional y lo que haces no te hace más interesante para los demás, por solo el hecho de contar tu vida en todos los foros públicos. Es necesario tener una estrategia, un fin, para qué estar “ahí” tenga sentido.

Es fundamental evitar mezclar en las redes nuestra vida personal y profesional; es recomendable tener perfiles diferenciados. Soy de la opinión que todos tenemos una vida privada que debemos reservar para nosotros mismos.

Las redes nos suelen vender solo la perfección, disfrute, innovación y glamour de las vidas de los diferentes personajes que nos encontramos en ellas. La pregunta es… ¿es real? Podría equivocarme, pero creo que, en su mayoría, es todo un montaje. Me gusta ver la gente que muestra sus rutinas, hábitos y cosas cotidianas; mostrarnos tal y como somos nos da naturalidad y credibilidad.

Algunas personas nos describen cada segundo de su vida, es decir, airean toda tu vida. Los muros de las redes sociales son las nuevas plazas 5.0 de las comunidades virtuales. Tenemos mucho fisgón y fisgona pasiva; están en esos medios, para ver las vidas ajenas, eso sí, ellos no publican ni dicen nada. Es más, negarán que consumen parte de su tiempo en visualizar lo que otros cuelgan.

Ya son muchas personas que están retrocediendo y se están cerrando sus perfiles de redes sociales, porque estaban bombardeados y tras hacer una profunda autoreflexión, se dieron cuenta que dependían de estas plataformas, que estaban sujetos a sus interacciones, eran dependientes de los mensajes y “likes” de otros. Además, más del 90% de la información que reciben es spam, poco relevante o muy ligera, que nos hacer perder el tiempo, porque lo dejamos de invertir en cosas útiles y productivas. Desgraciadamente, mucha gente que tiene poco tiempo libre no lo aprovechan para charlar con sus familiares y amigos, sino que lo invierten en estar en las redes sociales con su dispositivo móvil. Vivimos en el siglo XXI que, por excelencia, es la época vital más relacional, sin embargo, en la actualidad más gente que nunca se siente sola a pesar de estar rodeadas de gente.

Hay una tendencia entre personas muy virales y conocidas que han decidido poner una barrera en sus vidas; han creado un personaje con seudónimo y así su vida personal real queda para su anonimato. Por ejemplo, personas relevantes del panorama social y profesional de diferentes ámbitos, que tienen fama y poder. Suelen mostrar el personaje que interpretan y no siempre tal y como son. Es cómodo y seguro, aunque agotador, porque adoras al personaje y al profesional con seudónimo, aunque no conoces a la persona. Al final, aquí uno se centra en su talento en exclusiva, en su valor profesional. Si te gusta escribir, lanzas tus libros, si eres un especialista en empleabilidad puedes lanzar tus proyectos y así con todo. Lo aglutinas sobre tu marca inventada o ficticia. Separar ambas facetas. Lo único es que muchas de estas personas no conceden entrevistas públicas para preservar su intimidad y privacidad. Se presentan bajo ese personaje o marca, que al final puede tener millones de seguidores y tener una verdadera comunidad de fans. Le resta humanidad, aunque te da tranquilidad. Eso sí, este tipo de decisiones requieren tener una estrategia muy clara y blindar tu vida desde el principio. Tendrás personas y medios de comunicación que intentarán por todos los medios desvelar la persona que se encuentra detrás de ese personaje o marca.

Leer más

DESCANSO NAVIDEÑO

El tiempo no es que corra, sino que vuela, así que no dejes para mañana lo que puedes hacer y disfrutar hoy. La vida es aquí y ahora. El pasado ya no vuelve y no se puede cambiar, nos toca aprender de él. El futuro está por venir y no sabemos lo que nos traerá; nos tocará aceptarlo con profesionalidad y buena cara, aunque traiga cosas no deseadas. El presente lo tenemos aquí y no podemos dejarlo pasar con torturas y quebraderos de cabeza. Por lo tanto, déjate de tonterías y haz aquello que llevas en la cabeza; deja tus miedos atrás y pasa de aquellos que no crean en ti. Menos preocuparos y más ocuparos en materializar vuestros proyectos, centrándoos en lo que depende de vosotros.

Ya estamos en los últimos días de este 2022 y eso supone que toca hacer balance de este año y prepararse para afrontar el 2023 con energía para ver lo que nos depara.

Tengo previsto continuar al ritmo de publicaciones de este año: un post a la semana, lo he podido cumplir, aunque me gustaría experimentar con contenidos también creativos y diferentes; quiero apostar más por las historias que escribo puntualmente. Igualmente llevo idea de retomar los videos e infografías, algo que tengo un poco olvidado recientemente, pero creo que es interesante. ¿Qué temas os gustaría que tratase en mis artículos?

Este año he consolidado mis colaboraciones en el Heraldo de Aragón y en el blog de Zaragoza Activa, tratando temas de gestión de actualidad, sobre talento, desarrollo personal, gestión empresarial y búsqueda de oportunidades. La idea es continuar con estas colaboraciones y no descarto alguna otra más puntual.

He seguido organizando este año eventos muy relacionados con la búsqueda de empleo, la orientación laboral, la marca corporativa y el reclutamiento de talento con diversas entidades y organizaciones.

Igualmente he continuado con mis formaciones muy vinculadas al desarrollo profesional y a la gestión del talento de las personas dentro de las organizaciones. Quiero ir lanzando cosas más específicas. Te pregunto ¿qué tipo de formaciones te gustaría poder recibir por mi parte?

Leer más

¿POR QUÉ MOTIVO SIGUES EN UNA TRABAJO QUE DETESTAS?

Imagínate que cuando te incorporases a una empresa o proyecto, tuvieras que prometer estar por ella para lo bueno y lo malo, para la riqueza y la pobreza, para la salud y la enfermedad, hasta que la muerte os separe. Si este acuerdo lo tuviesen que hacer las dos partes contractuales, se firmarían pocos contratos o existirían muchos divorcios laborales; aunque no siempre fueran amistosos, sería necesario poner buena voluntad.

Fuera de bromas, mantener una relación laboral saludable, fuerte y duradera conlleva que se impliquen los responsables de la empresa y los empleados. Deben esforzarse ambas partes por mantener viva esa vinculación profesional, asumiendo que existirán momentos buenos, regulares y malos, aunque si nos centramos en la solución y no en el problema, será más fácil. Nos tenemos que adaptar a la otra parte, sin olvidarnos, por supuesto, de nuestras necesidades.

Cuando comienzas en una nueva empresa o proyecto, debes dar un tiempo medio para conocer la empresa, a la gente y ver si era lo que esperabas o necesitabas. No podemos pretender que todo sea como queremos nada más llegar. A ti también te toca demostrar tu potencial, valor y competencias. Tarde o temprano, verás la realidad, teniendo que asumir si lo positivo compensa a lo mejorable.

Algunas personas están insatisfechas en su trabajo o empresa, sin embargo, ahí están agarrados y atrapados, esperando que, sin ellos hacer nada, todo cambie o les surja esa oportunidad maravillosa en otro sitio. Quejarse y maldecir no te ayudará a resolver nada. Va bien que hagas un esfuerzo por intentar mejorar lo que te incomoda o falta, viendo la receptividad de la otra parte. También ayuda centrarte en lo que tienes y no en lo que te falta en esa empresa. Aunque es lícito y bueno aspirar a mejores oportunidades.

Lo peor que uno puede hacer es engañarse a sí mismo; es bueno ser positivo, pero sin perder la sensatez.

Cada persona es libre de tomar la decisión que estime mejor para su futuro laboral. No obstante, hay que ser consciente de que, si estás mal en tu trabajo o empresa y no llevas idea de cambiar de empresa, será mejor que dejes de quejarte, y te adaptes y cambies el chip, para intentar estar lo mejor posible. Plantéate si es el momento en el que te toca cambiar a ti.

Leer más