Categoría: Blog

LO QUE NO TE CUENTAN DEL EDADISMO

Quizás, el problema surge cuando las personas que dirigen o representan a una organización juzgan antes de tiempo y no dan la oportunidad de que las personas se expliquen y nos cuenten su periplo profesional.

Lo que nos debe importar de las personas es su valor, experiencia profesional, conocimientos y competencias. Todo lo demás es indiferente. Se trata de poder conocer en qué nos puede ayudar esa persona para el rol que precisamos ocupar. Si esa persona cumple con los requerimientos mínimos a nivel de conocimientos, competencias y experiencia ¿por qué motivo no le dejamos la oportunidad de explicarse?

Queremos tener plantillas diversas con personas de todo tipo, sin embargo, es imposible contratar a personas de 45 0 mas años, si nada mas averiguar su edad, ya les descartamos. Para contratar a personas de todas las edades, tenemos que entrevistar a personas de todas las edades y dejarnos que nos descubran su talento bruto. Además, si tu empresa deja a personas fuera del proceso de selección por su edad exclusivamente, sé transparente y reconócelo; no obstante, ten en cuenta que se da una imagen negativa de las empresas y personas que actúan así.

¿Por qué tu empresa no contrata a personas mayores de 45 años si cumplen el perfil requerido para la vacante a la que se presentan?

Realmente debes preocuparte por averiguar para el perfil profesional o rol concreto que buscas lo siguiente:

¿Qué puede aportar a tu empresa?

¿Qué logros es capaz de alcanzar?

¿Qué dificultades es capaz de superar?

¿Qué aporta diferente y extra en comparación con otras personas que ya ocupan ese rol?

¿Cómo encaja esa persona y su bagaje profesional dentro del equipo en el que se va a integrar?

¿Qué competencias valiosas aportaría a la empresa para el rol que ocuparía?

¿Cómo encajaría en el puesto, aunque no cumpla algún pequeño requerimiento?

¿Todos los requisitos que solicitas para ocupar ese puesto son realmente necesarios para desempeñar ese rol con garantías?

Leer más

¿RENDIRÍAS MÁS SI TU TRABAJO FUERA FIJO Y PROTEGIDO HASTA TU JUBILACIÓN?

Hace unas semanas, en LinkedIn, publiqué una encuesta en la que preguntaba si rendirías más si tu trabajo fuera fijo y protegido hasta tu jubilación.

Fue una encuesta con una participación muy elevada; votaron más de 700 personas. El 46% de las personas que participaron votaron “sí”; el 31% de las personas que participaron votaron “no” y un 23% de las personas participantes votaron “depende”.

Me sorprenden mucho los datos. Soy de la opinión de que la productividad no debería ir asociada a que el trabajo sea fijo y tengas garantizado el trabajo hasta tu jubilación. Al final, todos comenzamos en todos los proyectos de forma temporal y cuesta hasta que te hacen fijo. Una vez fijo…  ¿se supone que rindes lo justo para cubrir los mínimos? Tener un contrato indefinido actualmente nos da una falsa seguridad, porque esos contratos se pueden rescindir mucho más fácil de lo que parece, por múltiples circunstancias. Así que por tener un contrato indefinido no debes dormirte en los laureles y debes seguir formándote, actualizándote, realizando tu trabajo con efectividad.

En mi caso, no puedo decir que haya rendido más o menos, o sido más productivo por la seguridad o estabilidad del proyecto. Siempre que me involucro en cualquier proyecto o actividad doy lo máximo de mí mismo. Creo que todos los que me conozcáis, estaréis de acuerdo. Si por alguna razón, no llevara la idea de dar lo mejor de mí, no tendría sentido que me embarcase en esa aventura.

Leer más

NETWORKING: PRESENTAME A TU MADRE

Imaginemos que estás en una empresa que funciona bien desde hace 4 años. Tú, no obstante, estás muy descontento porque el trabajo está muy mal organizado, el estilo de liderazgo es muy jerárquico y cada vez se trata más a las personas como un mero recurso. Has manifestado a tu responsable este malestar y te ha comentado que la respuesta de la cúpula directiva, es que “si no estás contento, ya sabes dónde está la puerta”. También puede ocurrir que en la organización que estés el ambiente sea bueno, lo único es que tus posibilidades de desarrollo son nulas y en tu fuero interior quieres un cambio, aunque ese por sí solo no llega.

Te enteras que en tu empresa está trabajando el hijo de la directora de marketing de un gran grupo empresarial de tu zona geográfica y decides entablar amistad con su hijo, porque no descartas trabajar en esa empresa.

Tienes varias opciones para poder trabajar ahí. La más lógica y prioritaria es que indagues cómo funcionan los procesos de selección en esa empresa, veas los canales de reclutamiento habituales y qué solicitan para poder trabajar ahí para un perfil y rol como el tuyo. Luego deberías adecuar tu perfil profesional para presentar tu candidatura si existe una oferta o tu autocandidatura si en estos momentos no buscan a nadie para el departamento de tu interés. Deberías trazar un plan de acción, que puede incluir analizar si conoces a alguien ahí que te pueda ayudar a entrar con tu candidatura en la rueda del proceso selectivo pertinente. También sería lógico buscar en redes profesionales como LinkedIn a trabajadores de la misma empresa y ver qué tipo de artículos publican y así puedes tener más información que poder usar, en beneficio de mandar tu autocandidatura. Primero recopila, analiza e integra la información. Después debes trazar una estrategia con un plan y sus fases, sin olvidar incluir otros planes alternativos por si falla el prioritario. Por último, te toca ejecutar tu plan realmente para ver los resultados que proporciona. En esta vía es en la que tú te conviertes en protagonista y lideras tu candidatura, siendo proactivo sin esperar a que nadie haga por ti tu trabajo.

Luego tenemos la otra vía: hacerte amigo del hijo de esa directiva de la empresa en la que te gustaría trabajar, porque trabaja actualmente en la misma organización que tú. Le dices que te tiene que presentar a su madre para que te coloque ahí, sí o sí. Si ves que no te funciona a la primera, sigues diciéndoselo cada vez que ves a esa persona. Percibes que esa persona te evita, aunque lo sigues intentando. Quizás tengas que plantearte que esta estrategia no sea buena. Ten en cuenta que te has acercado a esa persona por interés, no porque te apetezca hacerte amigo suyo. Básicamente, esperas que el esfuerzo y el trabajo de buscarte un cambio profesional lo haga otra persona, cuando el que tiene que demostrar su valía, eres tú. Además, conocer a alguien en una empresa, te puede ayudar a llegar al proceso de selección, pero te tocará demostrar de forma objetiva tu talento, valor y encaje para esa posición. Esto no lo debemos olvidar. El famoso “enchufe” es una vía fácil por la que decantarse, aunque los resultados serán siempre negativos, lo mires por donde lo mires.

Leer más

LA ORIENTACIÓN LABORAL: ¿CUÁL SERÁ SU FUTURO?

Más que nunca es necesaria la figura del orientador laboral y/o educativo, para ayudar, acompañar y facilitar a la gente las herramientas y recursos que necesitan para aprender a ser autónomos en su proceso de búsqueda laboral o académica, es decir, que sepan hacer por ellos mismos esa exploración ya que ese orientador/a no va a estar siempre disponible para esa persona. Se trata de conseguir que aprendan porque se les facilita la información que precisan para ser capaces de concretar su foco. Les ayudamos a saber qué camino seguir, ante la infinidad de posibilidades; esto se hace escuchando y acompañando.

Todavía se piensa más de lo que se debería que un orientador/a está ahí para “darME” y/o “buscarME” el trabajo de mis sueños sin esfuerzo por mi parte. No debemos olvidar que las ofertas de trabajo las generan as empresas, es decir, los empresarios/as y autónomos. Algunos sectores empresariales y productivos tienen menos opciones, aunque esto depende mucho del perfil que tenga cada persona que busca empleo. Al final, el ayudarte a conseguir tu objetivo profesional depende de que te comprometas a hacer lo que tienes que hacer, aunque en ocasiones no te apetezca hacerlo. La búsqueda de empleo es una ocupación que requiere tiempo completo y mucho compromiso.

Desde tu punto de vista ¿Cuál debe ser el papel fundamental de un orientador/a laboral y/o educativo para que pueda aportarte valor en su servicio?

Leer más

DESCANSO VERANIEGO 2023

Este año estoy buscando darle un giro a mi estilo. Aún no he encontrado el registro adecuado. Si que me he dado cuenta que me gusta la ficción, por lo que ya os digo que seguiré escribiendo algún post historia, porque me apetece mucho y además muchos de vosotros me habéis comentado que os gustan. Quiero, además, retomar los videos y las infografías en otros canales como Instagram y Tik Tok; realmente, será continuar algo que ya comencé a primeros de este año. Tengo que reajustar detalles y volver con fuerzas renovadas.

Por supuesto, me ayudaría mucho que me pudieses indicar qué temas de los que escribo te gustan más y qué tipo de post o contenidos te gustaría ver en mi bitácora.

No obstante, voy a quitarme presión e iré a mi ritmo, porque al final, es mi casa virtual y puedo marcar yo los plazos. Me da mucha pena que la conversación ya no fluya en el blog y se haya trasladado a las redes sociales y profesionales. Ya lo tengo asumido, aunque no desecharé mi blog. El video me gusta y está bien, sin embargo, lo veo como un complemento del medio escrito y en el que tan cómodo me siento.

Leer más

¿POR QUÉ MOTIVO ENVIDIAS Y CRÍTICAS A OTROS?

Hace un tiempo le escuche decir una frase que se me quedo grabada en mi cabeza «La envidia es una admiración mal gestionada» y he estado reflexionando sobre ella de forma concienzuda.

Para empezar, no existe la envidia buena o la mala; bajo mi punto de vista, nunca es sana. Podría decir que es la certeza subjetiva de pensar que merecemos nosotros lo que otros tienen, consiguen o alcanzan. Otra definición es la emoción egoísta de desear lo que otro tiene sin valorar el esfuerzo que existe detrás. Por supuesto, si os pregunto cuántas veces habéis sentido envidia del prójimo, seguro que todos me decís rotundamente, aunque igual con la boca pequeña, que nunca. Ese sentimiento insano y dañino lo hemos sentido todos en alguna ocasión de nuestra vida. Conseguir enmendarlo y eliminarlo depende del trabajo individual de cada persona.

La envidia suele surgir en la mayoría de las ocasiones por una mala práctica muy extendida que es compararnos con el prójimo. Tendemos a buscar símiles a nosotros, aunque en ocasiones las personas con las que nos tendemos a comparar estén a años de luz de nuestra situación, preparación o circunstancias en el buen sentido o en los enfoques más infames. La comparación no ayuda nada y menos con personas que no están en nuestras mismas circunstancias y aun estando en ese mismo punto de partida, no nos aporta nada constructivo y beneficioso.

Quizás debemos analizar qué podemos hacer de otra forma para llegar a resultados más satisfactorios para nuestro desarrollo profesional. Muchas personas tienen mucho talento para algo, unos conocimientos sólidos y un buen producto, aunque fallan en su visibilidad, en su forma de vender, en su estrategia o en su forma de tratar a su red de personas. Haciendo lo mismo, vamos a alcanzar unos resultados prácticamente idénticos. Tenéis que estudiar todo vuestro proceso de acciones y decisiones que desencadenan ese desenlace que, en ocasiones, es injusto, aunque es el que tenéis. Debéis cambiar cosas de esa estrategia para alcanzar otro tipo de finales más gratificantes. Otras personas hacen un buen marketing, saben venderse muy bien, aunque les falta conocimiento, talento en un tema o trayectoria.

Leer más