MI CASA VIRTUAL CUMPLE 13 AÑOS

El tiempo vuela y tenemos que aprovecharlo al máximo. Sin darme cuenta mi bitácora cumple 13 años. Aunque en estos tiempos tenemos alguna corriente en la red que nos dicen que las bitácoras están de capa caída. Indudablemente, las nuevas tecnologías y la sociedad van cambiando. La tecnología nos trae herramientas que responden a esa inmediatez en la que viven las nuevas generaciones. Pero discrepo totalmente con el que los blogs estén de bajada; considero que el contenido sigue siendo el rey por encima del continente agradable que debe acompañar. Está claro que tenemos que saber adaptar nuestros contenidos...

Leer más

¿CÓMO SER UN BUEN MENTOR/A?

Otra de las polémicas en torno a un mentor es si debe haber emprendido cosas o invertido dinero en algún proyecto o lo que es lo mismo, tener experiencia de primera mano. Pienso que depende de cada persona. No todos los emprendedores están capacitados para ser mentores ni todas las personas que se han tenido que reinventar son adecuadas para ayudar a otros a hacer lo mismo. Ciertamente, la experiencia que uno puede aportar puede venir muy bien al mentorizado, pero no es esencial. Ante todo, un buen mentor debe tener mucha empatía para ser capaces de ponerse en la piel de otros. Siempre digo que todos hemos emprendido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, por nimios o no que parezcan nuestros proyectos. Por ejemplo, hemos intentado aprobar un grado universitario o trabajar en determinadas empresas o salir con esa chica o chico que nos volvía locos, aprobar una oposición, tener hijos… entre muchas cosas. Todos estos procesos nos han llevado hacia “lo desconocido” y nos han aportado habilidades para salir airosos. Debemos asociar el emprendimiento al intentar cosas con todo nuestro empeño. Por ello, un mentor debe tener esa inquietud de intentar cosas muy fresca y reciente.

Leer más

¿OS HABÉIS GRABADO ALGUNA VEZ DEFENDIENDO VUESTRO PERFIL PROFESIONAL?

Para aquellos que las vayan buscando, desgraciadamente, no existen fórmulas mágicas e infalibles para las entrevistas de trabajo. Pero no por ello debemos pensar que tenemos la batalla perdida. Simplemente, hay que cambiar la forma de pensar. Tenemos que ver los procesos de selección como reuniones de intercambio. Tu ofreces unas competencias, conocimientos, experiencias y habilidades y tienes que aportar, además, un toque diferenciador. La otra parte necesita una persona con un potencial para ayudarle a desarrollar, solucionar y ejecutar una serie de tareas, proyectos y acciones en la empresa. Tenéis que encontrar el equilibrio y ese punto de entendimiento. A ti te deben encajar las condiciones del puesto, los valores y la posibilidad de desarrollo en esa organización. A la otra parte, le debe quedar claro que eres la persona que mejor puede llevar a cabo las funciones que necesitan desarrollar para que, así, te ofrezcan el puesto.

Leer más

¿CUÁL ES EL LABERINTO DE LOS PROCESOS DE SELECCIÓN?

Creo que todo candidato tiene claro que debe adaptar su perfil profesional a cada puesto de trabajo al que opta, haciendo referencia a los requerimientos solicitados. Lo he dicho en muchas ocasiones. Lo que pasa es que los candidatos asumen que esa descripción de puesto de trabajo recoge las competencias técnicas, idiomáticas y experienciales objetivas y necesarias, cuando esto último no ocurre siempre. En muchas ocasiones, no existe una coordinación y adaptación dentro de cada empresa entre el departamento que tiene la necesidad de esa vacante y su departamento de recursos humanos. Más de una vez, uno transmite lo que necesita y el otro oye lo que le interesa, partiendo de la descripción genérica para puestos de base y añadiendo lo que estiman que reclama el otro. Imaginemos que el departamento de marketing de la empresa X dice que necesita un responsable de comunicación online, el departamento de recursos humanos debe asegurarse de que esa necesidad es real y, una vez efectuado esto, tener claro el perfil adecuado para cubrir esa necesidad. Suele ser habitual que recursos humanos, al tener esa petición, se centre en lo genérico y busquen, por ejemplo, un periodista o persona con experiencia en comunicación, sin prestar atención a las peculiaridades del puesto.

Leer más

¿QUÉ PERFILES ENCAJAN EN UNA STARTUP?

Cuando ya vuestra empresa esté más asentada y necesitéis ayuda que supone contar con nuevo personal, es bueno que dediquéis tiempo a identificar qué tipo de perfiles y personas necesitáis. Es más importante de lo que podéis pensar en un principio. Partamos de la base que un emprendedor es imposible que sea experto en todo: compras, contabilidad, seguros, etc. Es por ello que parece lógico tener que reforzar algunos conocimientos de diferentes áreas para poderse defender. Muchas empresas de reciente creación solamente incorporan a perfiles jóvenes y tecnológicos, que pueden ser muy valiosos. Aunque también os debéis plantear el incorporar a vuestra startup a personas con una dilatada trayectoria profesional en una profesión y/o sector. Es una forma de integrar solidez en los conocimientos, en la operativa corporativa específica, experiencias laborales diversas y motivación por conocer vuestro proyecto. Esto os permitirá tener una plantilla diversa. La clave es que os podréis complementar muy bien. Un profesional con dilatada trayectoria os puede aportar su visión, viene curtido, tiene amplia experiencia en lanzar muchas cosas y buscar alternativas a los problemas que han podido surgir en sus experiencias profesionales. Quizás no conozcan en profundidad vuestro modelo de negocio y sector, sin embargo, esto puede ser satisfactorio. Será importante que contempléis todas las opciones posibles. No descartéis ningún perfil profesional por muy diferente que pueda ser a vosotros.

Leer más

¿QUÉ NIVEL DE ASERTIVIDAD Y EMPATÍA TENÉIS?

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de la otra persona para comprender mejor cómo esta y cómo se siente. Pero no olvidemos que no tiene nada que ver con darle la razón.

Una persona que trabaja la empleabilidad de diferentes tipos de personas debe empatizar mucho con ellas. Todo empieza por escuchar con atención a la otra persona para percibir cómo esta, qué piensa, por qué se comporta de esa manera, por qué piensa así, etc. Si una persona es muy negativa en su proceso de búsqueda, debemos indagar por qué está así para conseguir que salga de ese estado. Por tanto, la empatía es saber preguntar a la persona que tenemos delante qué tal está, cómo se siente, en qué podemos ayudarle…

Me gustaría que os preguntaseis y respondieseis a esta pregunta ¿Cuantas veces preguntáis esto a las personas que atendéis? Supongo que nos sorprenderíamos de que la mayor parte de las ocasiones, no se suelen preguntar estos puntos.

Leer más