¿EN QUÉ REDES SOCIALES DEBO ESTAR PARA DAR A CONOCER MI NEGOCIO?

  Con Zaragoza activa hemos creado una seria de videos cortos para ayudar a las empresas y a sus trabajadores a avanzar juntos. Las redes sociales pueden ser una gran oportunidad pero también pueden ser un problema. Juan Martínez de Salinas ofrece 5 pautas para saber en qué redes debo estar presente y en cuáles no. #AvanzamosJuntos Aquí puedes ver el video...

Leer más

¿ACTUAMOS DE FORMA INDIVIDUAL O COLECTIVA?

No podemos negar que en Occidente hace tiempo que impera el individualismo, quizás más en los países mediterráneos frente a los nórdicos, si nos quedamos en Europa. Creo que no me equivoco al afirmar que en el sur de Europa, cada uno mira por sus intereses o necesidades, no parándose a preocuparse por las del resto de personas. Ha calado hondo el fenómeno llamado hikikomori (surge en Japón en los años noventa) entre jóvenes de todas partes del mundo; es la tendencia a estar todo el día refugiados en su habitación, dedicados en cuerpo y alma a la consola, el ordenador o el móvil. Se relacionan a través de este mundo digital, aislándose de su entorno. Aunque es cierto que las nuevas tecnologías nos facilitan la vida, tenemos que hacer un uso correcto de las mismas y usarlas en nuestro beneficio. Estas herramientas son un medio para acceder a información y a personas; el problema viene cuando se convierten en un fin. Las nuevas tecnologías jamás deberían sustituir a una relación offline con otras personas. Si las nuevas tecnologías te aíslan y te hacen desconectar de tu vida real, de tu entorno y de tu familia, tienes un problema y debes solicitar ayuda.

Leer más

UN MUNDO DE TRIBUS

Normalmente, estas tribus se crean con los cambios de entorno a los que nos somete la vida. Paso del colegio al instituto. Terminar el instituto/colegio y empezar en la universidad, entre otros momentos. También los intereses comunes nos acercan a personas, que pueden convertirse en nuestra tribu o estar establecida ya.

La pertenencia a una tribu no es fácil. Son muchos los factores que hacen que la relación entre sus personas fluya. Hay quienes responden pero supongo que os han ocurrido que os visiten, les dediques tiempo compartiendo tus rincones preferidos de tu ciudad, tus restaurantes o bares de tapeo habituales o incluso, ayudarles a desarrollar proyectos en tu ciudad, tener detalles con ellos, el estar constantemente llamándoles, etc. Pero cuando eres tú el que precisas su ayuda, siempre surgen excusas de falta de tiempo para corresponderte. Ciertamente, uno no hace las cosas esperando reciprocidad. El que ayuda lo hace sin esperar nada a cambio aunque, no lo neguemos, todos tenemos nuestro corazón.

Todo pasa por aprender a identificar el valor real que tienes para los demás y actuar en consecuencia. Hay quienes quieren incorporarse a una tribu ya establecida y no siempre funciona. Puedes tener afinidad con algún miembro pero quizás no con todos. Lo ideal sería crearse uno su propia tribu.

Leer más

¿QUÉ OTRAS COMPETENCIAS CREÉIS QUE SON NECESARIAS QUE APORTEN LAS PERSONAS EN LAS EMPRESAS?

Muchas veces, damos por hecho que todas las personas tienen unas competencias tecnológicas avanzadas al estar en la sociedad de la información en la red. Sin embargo, esto no es así. Aun nos encontramos con muchas personas que están trabajando o que están en búsqueda activa de empleo que no saben buscar información en la red, ni saben como difundir información adecuada corporativa en la red ni conocen las herramientas que pueden ayudarles ahorrar tiempo en sus tareas de trabajo. Aunque muchos puestos de nueva creación ya exigen este tipo de competencias, está claro que las organizaciones deben fomentar su aprendizaje o actualización pero hay que ser consciente que las personas también deberían tener inquietud por desarrollarlas.

Las nuevas tecnologías se siguen asociando a un uso personal enfocado al ocio y no al uso profesional. A veces nos pensamos que los jóvenes, al estar siempre conectados, tienen mayor habilidad en las competencias tecnológicas generales y suelen estar más avispados pero, si los sacas de sus cuatro apps, no creáis que siempre responden de forma positiva ante unas que no hayan usado antes. Aun uno se encuentra con muchas personas jóvenes con una competencia tecnológica muy baja. Esta crisis que estamos viviendo ha dejado patente que no estábamos preparados para las nuevas tecnologías. Ha habido que improvisar mucho y aprender sobre la marcha, aunque nos encontramos también con quienes se han cerrado de banda y han optado por el “no sé cómo funciona, por lo que no puedo trabajar”. Saber comunicarse a través de la red es más necesario al estar en una sociedad global y la situación actual lo ha demostrado.

Leer más

ACABEMOS CON EL ANALFABETISMO DIGITAL

Además, nos encontramos con un problema añadido al aprendizaje: puede que ciertas personas consigan aprender a manejar estos dispositivos y las herramientas disponibles en internet pero no dispongan de recursos económicos para poder tener un dispositivo en propiedad e incluso, un acceso a INTERNET. Está claro que la red gratuita de wifi es cada vez más extendida, aunque no siempre, en según qué localizaciones. Quizás también se debería de promocionar mucho más la posibilidad de alquilar de forma económica estos dispositivos móviles para cuando lo puedas precisar, de lo contrario, se genera una dependencia a aquellos afines que sí que disponen de estos. También está la opción de algunos servicios públicos (bibliotecas municipales) que permiten usar ordenadores e internet de forma gratuita, aunque a veces son pocos los PC disponibles y no siempre están disponibles. No obstante, las bibliotecas no enseñan a utilizar los ordenadores ni a navegar por INTERNET. No están concebidas para esto.

Leer más

¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE CUESTA DE LA FORMACIÓN ONLINE?

En época pre-Covid19, lo habitual era impartir la formación de forma presencial en donde tenías ese contacto con las personas que asistían a tus clases. Era un contacto físico y real con tus alumnos, esencial para poder interactuar de una forma más dinámica. La clases magistrales de discurso único hace tiempo que resultan soporíferas. Los alumnos exigen mucho a sus formadores, poniendo en duda lo que comentan, rebatiendo, participando y poniendo en práctica lo transmitido.

Una de las cosas que más me ha sorprendido es que, frente a una audiencia limitada de forma presencial, los webinars amplían mucho más el número de personas a las que puedes acceder. Uno de los webinars que he impartido estos días de confinamiento, estuvieron  más de 300 personas que, pese a no verles la cara, ves sus ventanas digitales, que impone, aunque te olvidas rápidamente de la cámara y te sientes raro porque parece que estas hablando para ti  y sabes que tienes alumnos que están muy lejos y muy cerca a la vez. Para aquellos que estén acostumbrados a los grandes eventos, supongo que no les sorprendería, pero mi experiencia ha sido siempre con grupos más reducidos. Pero me ha quedado claro que el número de oyentes no es lo importante, si no si el ponente sabe mantener la atención de todos ellos.

Leer más