Categoría: Dirección estratégica

Dirección estratégica

Todos los artículos de la categoría

¿POR QUÉ NO ES POSIBLE IMPLEMENTAR LA JORNADA DE 4 DÍAS LABORABLES A LA SEMANA?

Para determinar si las personas nuestras organizaciones son productivas debemos medir de forma objetiva lo que aportan. Tenemos que visualizar si han cumplido sus objetivos, si han llegado a los resultados esperados, si han aportado valor a la organización o a los clientes. Es muy triste tener a personas pasivas trabajando, esperando que se les diga aquello que tienen que hacer. Aunque no podemos negar que a las personas les gusta endosar la responsabilidad a sus responsables directos. También es cierto que las directrices sobre los objetivos, hacer seguimiento de cumplimiento y ayudar a conseguirlos es una tarea del responsable de esos equipos de personas. Todos, al final, sabemos bien qué es lo que tenemos que hacer en nuestro trabajo y qué no; otra cosa es que realmente lo hagamos.

Leer más

¿QUÉ DEBERÍA CAMBIAR EN VUESTRA ORGANIZACIÓN PARA QUE NO QUISIERAS MARCHARTE?

Vivimos en la Era de la comunicación. La información es poder pero, ¿somos conscientes de lo que tenemos? Tener todos los datos globales y específicos de no sirve de nada sino sabemos interpretarlos, analizarlos y gestionarlos con el enfoque necesario. Muchas organizaciones tienen en su poder toda la información, sin embargo, no toman decisiones ni pasan a la acción. Los datos y la información por sí sola no cambia nada; las adaptaciones de la estructura, políticas, procesos y personas las deben efectuar los equipos directivos de cada empresa.

Por poner un ejemplo, muchas empresas llevan años recopilando información sobre los motivos por los que sus personas deciden marcharse de esas organizaciones. Recopilan esos datos con unas exhaustivas entrevistas con diferentes parámetros. Pero suele ser bastante genérico dentro de este grupo de empresas el que no se acometan los necesarios cambios con las conclusiones a las que llegan. Lo triste es que las personas se siguen marchando de esas organizaciones, porque algunos directivos aun piensan que “los que no estén contentos ya saben dónde está la puerta”.

Leer más

¿QUIÉN NO HA TENIDO UN JEFE QUE LE DECÍA QUE A LAS 17 DE LA TARDE SE CAÍAN LOS BOLÍGRAFOS?

Tampoco podemos negar que aun más empresas de las que nos gustarían ven con malos ojos que sus personas se vayan a su casa a la hora en la que en teoría acaba su jornada laboral. Es una regla no escrita: los empleados se quedan más horas sin remunerar por supuesto y, peor aún, sin motivo objetivo por el que quedarse. Estas medidas no lo van a evitar porque, como se suele decir, hecha la ley, hecha la trampa y esos registros horarios siempre podrán maquillarse o modificarse si no existe un control externo de los mismos.

Se debe educar a las personas que ocupan las direcciones de las empresas que hacer más horas porque si no tiene nada que ver con la productividad. Aun vivimos en una cultura de calentar la silla, no siendo tan importante si una persona es productiva o no. El depender de un sistema de fichaje, hace que las personas se preocupen de cumplir sus horas estipuladas sin importarles lo que hacen durante ese tiempo. Al final conseguimos burocratizar el horario de trabajo. Parece que el horario que no está registrado, es que no lo has trabajado.

Leer más

¿QUÉ NECESITA UN BUEN JEFE?

Las empresas deben transformarse en lugares donde se facilite el poder desarrollar nuestro potencial, ayudando al progreso de esa organización, proyecto o comunidad con la que te sientes identificado. Debemos pasar de hablar de liderazgo para adentrarnos en la era de los facilitadores, creadores e impulsores del desarrollo de las personas. Una empresa debe tener un núcleo de personas que determinen la estrategia global de hacia dónde ir y a partir de ahí, con los objetivos claros, que cada persona ejecute su trabajo de la mejor forma que sepa. Lo importante debe ser el resultado final. Debe dar igual las metodologías, estrategias, enfoques y trucos que utilice cada persona. Si en las organizaciones, proyectos o grupos necesitamos una persona para que nos diga no solo que tenemos que hacer sino el cómo hacerlo, es que algo falla. Es que nos hemos quedado en el siglo XX.

Leer más

TU CARA ME SUENA

Abel vivía invisible pero integrado entre los bancos, árboles, comercios y las personas que transitaban. Hace tiempo que se abandonó a sí mismo, cayendo en una espiral auto destructiva, que le llevo a vivir en la calle. Catalogado como un “sin techo”, a sus 49 años, no  estaba falto de su propia historia. ¿A quién le interesaba? A nadie.  Era una persona diferente a la mayoría de personas en su misma situación: intentaba estar limpio, aunque con un aire de dejadez, siempre tenía libros, revistas o incluso periódicos financieros para leer. Además tenía amabilidad y conversación para derrochar, pese a ser ignorado por su entorno. Se movía por una zona comercial y financiera, en la que existían muchos rascacielos de edificios.

Leer más
Cargando

Populares

Más visitados