Categoría: Blog

DESCANSO VERANIEGO

Este año, como casi todo el mundo, tenía unos planes profesionales que han saltado por los aires y me ha tocado recomponerlos. Al mal tiempo toca sacar nuestra mejor sonrisa. Tenía previstas bastantes presentaciones de mis libros Ejercita tu Talento y Cuarto y Mitad de Contactos por la geografía española que se tuvieron que anular. La idea retomarlas de forma presencial desde septiembre si la covid-19 me deja. Si miro al lado positivo, este confinamiento me trajo el teletrabajo completo. Algo que he disfrutado porque he podido organizarme mucho mejor, con flexibilidad, para dedicar tiempo a cada faceta de...

Leer más

¿QUÉ SOIS CAPACES DE HACER, CREAR U OFRECER PARA OBTENER INGRESOS EXTRAS?

Hace tiempo que vengo reflexionando sobre el tema de quedarnos sin trabajo. Esta crisis nos hace recordar la anterior, no tan lejana, cuando familias enteras se quedaron sin trabajo y, por ende, sin ingresos. Pero no siempre el quedarse sin trabajo es causado por algo externo. Hay quienes deciden abandonar su puesto por diferentes circunstancias que les permiten salir de ese yugo. Todavía son muchos los que aguantan en sus trabajos tediosos, desmotivadores y sin valor alguno. Lo hacen por la comodidad, por aguantar, por una falsa seguridad y otras frases trampa que nos decimos. En este caso, solemos...

Leer más

ERES BUENO PERO NO LO MUESTRAS

Todos en algún momento hemos sufrido una crisis de identidad y de confianza en nosotros mismos; nos pensamos que carecemos de talento. Las películas de superhéroes hacen mucho daño, porque asociamos el tener talento a salvar el mundo, a realizar algo muy grande, a dejar una huella en el mundo, a inventar algo único o a realizar algo inédito. Muchos dirán que ellos no han sufrido una crisis interna de no sentirse válido o de no estar a la altura de la circunstancias. Una cosa es sufrir estas crisis de creer en nuestros talentos y otra muy diferente, contarlo...

Leer más

¿ACTUAMOS DE FORMA INDIVIDUAL O COLECTIVA?

No podemos negar que en Occidente hace tiempo que impera el individualismo, quizás más en los países mediterráneos frente a los nórdicos, si nos quedamos en Europa. Creo que no me equivoco al afirmar que en el sur de Europa, cada uno mira por sus intereses o necesidades, no parándose a preocuparse por las del resto de personas. Ha calado hondo el fenómeno llamado hikikomori (surge en Japón en los años noventa) entre jóvenes de todas partes del mundo; es la tendencia a estar todo el día refugiados en su habitación, dedicados en cuerpo y alma a la consola, el ordenador o el móvil. Se relacionan a través de este mundo digital, aislándose de su entorno. Aunque es cierto que las nuevas tecnologías nos facilitan la vida, tenemos que hacer un uso correcto de las mismas y usarlas en nuestro beneficio. Estas herramientas son un medio para acceder a información y a personas; el problema viene cuando se convierten en un fin. Las nuevas tecnologías jamás deberían sustituir a una relación offline con otras personas. Si las nuevas tecnologías te aíslan y te hacen desconectar de tu vida real, de tu entorno y de tu familia, tienes un problema y debes solicitar ayuda.

Leer más

UN MUNDO DE TRIBUS

Normalmente, estas tribus se crean con los cambios de entorno a los que nos somete la vida. Paso del colegio al instituto. Terminar el instituto/colegio y empezar en la universidad, entre otros momentos. También los intereses comunes nos acercan a personas, que pueden convertirse en nuestra tribu o estar establecida ya.

La pertenencia a una tribu no es fácil. Son muchos los factores que hacen que la relación entre sus personas fluya. Hay quienes responden pero supongo que os han ocurrido que os visiten, les dediques tiempo compartiendo tus rincones preferidos de tu ciudad, tus restaurantes o bares de tapeo habituales o incluso, ayudarles a desarrollar proyectos en tu ciudad, tener detalles con ellos, el estar constantemente llamándoles, etc. Pero cuando eres tú el que precisas su ayuda, siempre surgen excusas de falta de tiempo para corresponderte. Ciertamente, uno no hace las cosas esperando reciprocidad. El que ayuda lo hace sin esperar nada a cambio aunque, no lo neguemos, todos tenemos nuestro corazón.

Todo pasa por aprender a identificar el valor real que tienes para los demás y actuar en consecuencia. Hay quienes quieren incorporarse a una tribu ya establecida y no siempre funciona. Puedes tener afinidad con algún miembro pero quizás no con todos. Lo ideal sería crearse uno su propia tribu.

Leer más