Categoría: Actitud

Actitud

Todos los artículos de la categoría

¿QUÉ NIVEL DE ASERTIVIDAD Y EMPATÍA TENÉIS?

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de la otra persona para comprender mejor cómo esta y cómo se siente. Pero no olvidemos que no tiene nada que ver con darle la razón.

Una persona que trabaja la empleabilidad de diferentes tipos de personas debe empatizar mucho con ellas. Todo empieza por escuchar con atención a la otra persona para percibir cómo esta, qué piensa, por qué se comporta de esa manera, por qué piensa así, etc. Si una persona es muy negativa en su proceso de búsqueda, debemos indagar por qué está así para conseguir que salga de ese estado. Por tanto, la empatía es saber preguntar a la persona que tenemos delante qué tal está, cómo se siente, en qué podemos ayudarle…

Me gustaría que os preguntaseis y respondieseis a esta pregunta ¿Cuantas veces preguntáis esto a las personas que atendéis? Supongo que nos sorprenderíamos de que la mayor parte de las ocasiones, no se suelen preguntar estos puntos.

Leer más

¿QUÉ TE HACE DIFERENTE?

Cuando yo iba al colegio, ya los niños y niñas eran muy crueles, metiéndose con los niños o niñas diferentes. El que tenía unos kilos de más, llevaba gafas, no le gustaba el futbol, tenía una personalidad diferente ya era marcado y estigmatizado por sus compañeros. Esto no ha mejorado porque la sociedad actual todavía ha potenciado mucho más que la imagen es cada vez más importante. La gente se centra más en gustarle a los demás que en aceptarse tal y como es para a partir de ahí buscar su lugar. Así que imaginaros niños con otra, raza, religión, etc. A veces los problemas los crean los adultos; los niños ven a otros niños nada más; al final, estos copian y comentan comportamientos y palabras que oyen en sus casas.

No podemos imaginar lo que puede ser sufrir una deformidad facial. Aunque no podemos negar que el ser humano es capaz de lo mejor pero también de lo peor. August, antes que nada, es niño y quiere encajar. Sus padres ya le han preparado para lo que se podrá encontrar, diciéndole que al final las personas que lo quieran serán las que lo acepten tal y como es. Como teoría, está muy bien, sin embargo, la vida real es más dura de lo que cuentan. Muchos callan, permiten los abusos, miran a otro lado y no quieren problemas. El ser un niño o niña que defiende a los que sufren abusos, mofas o burlas no está de moda. En España hemos avanzado mucho respecto a evitar el acoso en el colegio y/o instituto a las personas que son diferentes. A pesar de ello, queda mucho por hacer. Debe existir tolerancia cero a estas conductas. Muchas veces, los niños hacen lo que ven en sus entornos familiares. Para empezar deberíamos ponernos en el lugar de estas personas que son diferentes. Muchas veces lo más fácil, cómodo y cobarde es darles la espalda, criticarlos, ignorarlos y rechazarlos.

Leer más

¿CÓMO HAS LUCHADO CONTRA TU MALA ACTITUD?

Vamos a poner varios ejemplos para que se entienda. Imaginemos que Pedro esta desmotivado y descontento con su trabajo actual. También tenemos a Pilar que lleva 15 años casada y la monotonía se ha instalado en la misma, cada vez se siente más alejada de su pareja y ve que las cosas no fluyen. Por otro lado, tenemos a Rocío que está intentando lanzar su proyecto emprendedor, lleva 2 años intentándolo y no acaba de arrancar. Pedro, Pilar y Rocío no paran de quejarse de su situación. Sus frases más habituales son “todo me sale mal” “Tú no sabes lo que paso todos los días” “Esa solución que planteas no me sirve” “Lo he intentado todo” y podríamos seguir. Es probable que todos ellos tengan miles de razones para quejarse de esa situación que les incomoda. Lo único es que la queja, la negatividad, el victimismo, la agresividad y la frustración no solucionan nada. Es más, al final acrecientan el problema. Se meten más en su tornado interno que les hace alejarse de la realidad. Si estás descontento y frustrado en tu trabajo, si tu relación de pareja hace años que no funciona o si tu proyecto emprendedor no marcha, con protestar y quejarte, no cambiarás nada. La clave es responder a las siguientes cuestiones: ¿qué acciones acometes para cambiar esa situación? ¿Qué has intentado de otra forma para obtener ese cambio deseado? ¿Qué comunicación has tenido con las personas involucradas en el problema o en la posible solución? ¿Cuál es tu actitud de cara a buscarle una situación?

Leer más
Cargando

Populares

Más visitados