Hace años que conozco a Andrés Pérez Ortega. Cada día es más claro y directo, es algo que me encanta de este gran amigo. Además es alguien que siempre está dispuesto a ayudar y siempre ve el lado bueno de las personas.

Su libro Monetízate es un nueva joya dentro del área de desarrollo profesional, de la que comparto sus argumentos. El mensaje a lo largo del libro te dice “deja de quejarte y mueve el culo para buscar opciones ahí fuera”. Las excusas no ayudan a movernos sino a todo lo contrario. Nuestro valor tenemos que demostrarlo día a día. Si algo no nos gusta debemos cambiarlo ya. Podemos ganarnos la vida de muchas formas; es cuestión de lanzarnos con cabeza. Se puede ganar dinero de muchas formas sin necesidad de tener que invertir, pero al mismo tiempo, hay que tener claro que el éxito inmediato no llega prácticamente con nada.

En este libro se habla de opciones, fórmulas e ideas para buscar otras fuentes de ingresos. Nos ayudará a no depender de una única fuente de capital. Os recomiendo leeros este libro para comenzar poco a poco a llevar a la acción varios proyectos que os ayuden a ganar un dinero extra. La cuestión es diversificar vuestros proyectos. Al final, el que está en todos los lados es porque no contempla la opción de tirar la toalla.

Me gustaría agradecer a Andrés su buena predisposición para realizar esta entrevista. Eres muy grande y te deseo un gran éxito con tu libro.

Aquí os dejo la estupenda entrevista a Andrés. Espero que la disfrutéis.

¿Quién es Andrés

Soy un tipo normal. Incluso diría que soy la persona más normal del mundo. Soy el punto medio de la campana de Gauss. El perfil mayoritario de cualquier encuesta. No soy guapo, ni listo, ni tengo unas cualidades especiales. Pero eso, que en principio podría considerarse una debilidad, se convierte en fortaleza. Porque cuando no hay nada que destaque, debes esforzarte más para salir adelante.

¿Qué te hace diferente al resto?

Siguiendo el argumento de la pregunta anterior, lo que me diferencia es la necesidad de encontrar formas de superar ese punto medio. Trato de superar la falta de una inteligencia excepcional con la búsqueda de fórmulas que me permitan hacer las cosas más sencillas. Una imagen y aspecto externo que no llama la atención con la creación de algo valioso que haga que la gente se enfoque en lo que puedes aportar. La carencia de habilidades sobresalientes con una cabezonería y persistencia que, esas sí, se salen de todos los gráficos.

¿Un momento increíble grabado en tu retina? 

Cada vez que, sentado en un avión, este supera la capa de nubes y se ve el azul del cielo.

¿Un momento duro del que aprendiste? 

Una situación relacionada con la salud de una persona muy cercana en la que te das cuenta que tu “maravillosa” escala de valores se sostiene cuando no tienes que enfrentarte a un dilema que lo cambia todo. Lección: No juzgues a nadie si no te pones en su piel.

¿Cómo surge la idea de escribir monetízate

Podría contarte algo romántico y muy “storytelling” pero lo cierto es que fue algo muy normal (como casi todo lo que me sucede 😉 ) Mi editor me escribió en diciembre de 2017 para preguntarme si me gustaría escribir un libro sobre nuevas formas de ganarse la vida. Lo cierto es que yo llevaba tiempo dándole vueltas a algo que fuese más allá de la Marca Personal y me pareció un reto interesante y del que, al final, he aprendido muchísimo.

¿De qué va? 

La idea es la siguiente. Sabemos que el empleo es precario, malo y eso si lo encuentras. Pero hay que seguir sobreviviendo y, si es posible, prosperando. Por lo tanto debemos encontrar fórmulas rápidas, sencillas y lo menos costosas posible para generar ingresos y, sobre todo, para ser más libres e independientes. Afortunadamente, Internet nos proporciona canales, recursos, aprendizajes y contactos que antes eran imposibles. Si lo metemos todo en una coctelera, nos encontramos con que cualquiera, hoy, puede utilizar fórmulas alternativas, complementarias o paralelas al empleo para ganarse la vida. De todos modos quiero que quede claro que en el libro hablo de Internet como una buena herramienta, pero La Red sólo es una opción.

¿Cuál fue tu primer proyecto paralelo?

Cuando me despidieron de mi trabajo en el 2004 y empezaba a desarrollar lo que hago ahora, aceptaba cualquier cosa que me generase ingresos. Así que, hice cursos de formación de colegas que tenían empresas que los impartían, hice encuestas para una tabaquera, en fin, de todo. Es lo que yo llamo trabajos alimenticios. Que te van dando oxígeno para sacar tu proyecto adelante sin depender de una única fuente de ingresos.

¿Cómo conseguiste que te pagasen por tus proyectos alternativos?

Siempre he sido un vendedor pésimo. Así que, cuando no sabes vender, no te queda más opción que conseguir que te compren. En lugar de llamar a las puertas de otros, debes conseguir que sean ellos los que llamen a la tuya. Así que, debes hacer lo posible para hacerte visible con algo que aquellos consideren que merece suficientemente la pena como para llamarte. Resulta que, al final, eso implica mucho más trabajo, pero es cierto que funciona y, además, tu posición negociadora es mucho mejor que cuando eres tú quien llama.

¿Cómo fueron tus comienzos como profesional independiente? 

Inciertos, emocionantes, acojonantes, divertidos, desorientados, enriquecedor, agotador, estimulantes, equivocados, formativos,… Pero todo útil y no cambiaría nada.

¿A quién va dirigido tu libro? 

A cualquier persona que pretenda sobrevivir y progresar sin tener que depender de una única fuente de ingresos menguante o inexistente como es el empleo. Mi libro pretende acabar con la empleo dependencia.

¿Cuánto tiempo te costó escribir tu libro

Por un lado soy bastante metódico y por otro, tengo la costumbre de centrarme a escribir los libros en verano. Así que podría decir que dediqué unos 6 meses a investigar y 2 meses (julio y agosto) a escribir. En mis otros libros los números son parecidos.

¿Qué recomendaciones das a las personas que quieran escribir un libro? 

Que tengan una motivación. Que se pongan una fecha límite. Y que preparen muy bien la estructura antes de ponerse a escribir como locos o, cuando lleven unos cuantos miles de palabras verán que aquello no tiene ni pies ni cabeza. Créeme, sé de lo que hablo 😉

¿Qué dificultades surgieron para escribir monetízate

Las mismas que en los anteriores. Síndrome del impostor, pereza, miedo, aburrimiento… Afortunadamente, en esta ocasión ya sabía que todo eso era algo normal en el proceso y que siempre acaba superándose en cuestión de horas o pocos días, como así sucedió. Así que, no me agobié demasiado.

¿Qué es para ti la libertad financiera? 

La capacidad de vivir sin dar demasiadas explicaciones a nadie a quién no te apetezca darlas.

¿Qué retos tienes a corto, medio o largo plazo?

Después de todos estos años he encontrado un cierto patrón común a la hora de explicar las cosas. Así que, estoy sistematizándolo todo y pretendo lanzar productos con mucha más rapidez… Proyectos Paralelos, vamos.

¿Cómo se puede adquirir tu libro

Al ser de Alienta (Editorial Planeta), se puede encontrar en todas las librerías físicas o virtuales o en los centros comerciales.

¿Qué es para ti el talento? 

Una ficción. Como Químico, aquello que no se puede cuantificar, no tiene mucho sentido. Se pueden medir los conocimientos, las habilidades, incluso la inteligencia, de algún modo. Pero el talento me parece una idea un poco etérea que sirve para vender cursos y libros a los de R2H2. Siempre que me hablan de talento pienso en la película El Sexto Sentido y al crío diciendo: “En ocasiones veo talento”.

¿Qué recomendaciones das a las personas que están agotadas de su vida profesional? 

Que cambien de mentalidad porque no les queda otra. Que puede que no tengan una MOTIVACIÓN, pero seguro que tienen una RAZÓN para actuar. Y que cuando empiezas a hacer cosas (especialmente si te gustan) y estas van produciendo resultados (aunque sean mínimos), el agotamiento desaparece.

¿Cómo te gustaría que te recordasen el día de mañana? 

Uf. Bastante tengo con que se acuerden de mí mañana ;). La verdad es que una vez en el otro barrio, me preocupa bastante poco.

¿Qué es para ti la felicidad? 

Una siesta en el campo bajo la sombra de un árbol a las cuatro de la tarde en agosto. Ese momento en el que no estás dormido ni despierto en el que no te preocupa nada.

¿Cómo has conseguido brillar con tanta fuerza?

Eso del brillo lo dices tú porque eres amigo. Pero si te refieres a cómo he conseguido llamar un poco la atención, la respuesta está clara, es lo que yo llamo “La táctica del italiano”. Dicen que los italianos ligan a base de insistencia y persistencia. Pues a mí me pasa lo mismo pero con el trabajo.

¿Cómo encaja tu visión de monetízate en el mundo de los recursos humanos?

Malamente. Aunque tengo muchos amigos como tú, del mundo de los reclusos humanos, la idea de que un profesional pueda ser libre, independiente o aumentar su capacidad para elegir dónde, cómo y con quién trabaja, les produce sarpullidos. Lo que no parecen entender es que, cuando un profesional se queda en una organización aunque pueda salir de ella, es cuando realmente es valioso para esta.

¿Qué has aprendido de tus fracasos?

Los fracasos son una mierda. Yo no comparto esa visión romántica del fracaso. Pero la lección aprendida es que ya te falta menos para alcanzar tus objetivos.